esende
.

¡Disfruta de las vacaciones de Pascua en Ibiza!

Ibiza es una isla con muchas caras y todas ellas con un gran atractivo. De sobra es conocida la de los meses de verano, todo un paraíso para los amantes de la playa, la fiesta y unas puestas de sol de ensueño. Pero los que quieren disfrutar de Ibiza con más tranquilidad y sin el bullicio de la época estival, una buena recomendación es viajar en Pascua.

Unas fechas en las que las temperaturas son muy agradables para poder relajarse en las arenas doradas de sus playas, dejarse atrapar por su naturaleza viva y perderse, por ejemplo, en el recinto amurallado de Dalt Vila, Patrimonio de la Humanidad desde 1999.

Pero vayamos por partes. Alojarse en Semana Santa en Ibiza es más asequible que en verano aunque hay que estar muy atentos a las ofertas que vayamos encontrando y a la antelación con la que se haga la reserva. Es una época en la que están abiertos la mayoría de los hoteles, por lo que existe una gran variedad, algo que no ocurre en los meses de invierno. Todo es cuestión de buscar y buscar. Para los que les gusten los hoteles cerca de la playa y con cierto lujo, Pascua es el momento perfecto para conseguir alojarse en uno de ellos a un precio asequible.

Como la cantidad de turistas que vamos a encontrar en la isla balear en Semana Santa no tiene nada que ver con la de verano, es más recomendable aún alquilar un coche para visitar todos sus rincones con encanto. Los encontraremos a precios muy competitivos y además no tendremos que sufrir aglomeraciones en los aparcamientos de las playas y en las carreteras. Se puede decir que es casi obligado disponer de un vehículo para no perderse nada y tener total libertad de movimientos.

El itinerario que se puede hacer dependerá mucho de la meteorología. Normalmente en Semana Santa las temperaturas en Ibiza son muy agradables y solo hace falta rezar para que la lluvia no chafe las vacaciones. Si el tiempo acompaña, es obligado visitar alguna de sus playas más representativas como Las Salinas, que en verano está muy concurrida, pero que en Pascua estará más calmada para gozar de sus aguas cristalinas y relajarse tomando algo en uno de sus atractivos chiringuitos. También la playa de Figueretas deberá entrar en nuestros planes ya que será un privilegio gozar de ella prácticamente en solitario. Si se alquila un vehículo se podrán visitar algunas calas espectaculares como las de Gració, Carbó, Boix o Molí.

No cabe duda que también deben tener un lugar destacado en nuestra agenda alguna de las localidades más bellas y pintorescas de la isla como Santa Eulalia, San José, San Jorge, San Lorenzo o San Carlos. Y por último, en Semana Santa se podrá recorrer con más sosiego el recinto amurallado de Dalt Vila en la capital ibicenca y sus barrios de la Marina, Sa Peña y Es Soto.

Una oportunidad de lujo para diseccionar una isla de cuento donde el tiempo parece detenerse y la vida es más vida.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Mediante el uso de nuestro sitio web usted acepta todas las cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.    Leer más
De acuerdo